Tomado de: GLOBOVISION.com

lgbt158-660x330

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reitera su profunda preocupación ante la violencia y discriminación contra las lesbianas, los gays, y las personas trans, bisexuales e intersex (LGTBI), y en contra de las personas percibidas como tales en las Américas, y urge a los Estados Miembros de la OEA a adoptar medidas urgentes para prevenir esta violencia y discriminación. En particular, la Comisión se encuentra preocupada por los altos niveles de violencia y discriminación que enfrentan las y los jóvenes gays, lesbianas y trans en la región.

De acuerdo con la información recibida, ha habido varios casos de discriminación y violencia en las escuelas en contra de personas jóvenes LGTBI, o aquellas percibidas como tales, especialmente niños, niñas y adolescentes lesbianas, gays y trans, cometidos por autoridades escolares y compañeros y compañeras de escuela durante este mes. La Comisión Interamericana continúa recibiendo información sobre suicidios, especialmente de niños, niñas y adolescentes LGTBI en la región.

Solamente durante el mes de julio, la CIDH fue informada del suicidio de dos niños de 15 y 16 años en Perú y Estados Unidos, respectivamente. El niño de 15 años habría sido víctima de bullying o manoteo por parte de sus familiares, mientras que el niño de 16 años, quien habría declarado su orientación sexual el año pasado, habría sido víctima de bullying o manoteo a manos de sus compañeros y compañeras de escuela.

Asimismo, la Comisión Interamericana fue informada que, durante el mes de julio de 2013, se cometieron 23 asesinatos de personas trans y mujeres trans, o aquellas percibidas como tales en Brasil (9), Colombia (2), Estados Unidos (1), Honduras (4), Jamaica (1), México (2), Paraguay (1), Perú (2) y Venezuela (1). Según la información recibida, la mayoría de estas víctimas tenían menos de 35 años de edad, una mayoría de éstas menores de 25 años. Asimismo, la mayoría de estas víctimas recibieron disparos, la mayoría de ellas varias veces. Asimismo, la CIDH fue informada de 13 casos de asesinatos de hombres gay de todas las edades en Brasil (8), Honduras (1), México (1), Perú (2), y Venezuela (1), siendo la gran mayoría asesinados a golpes. Se recibió información también sobre el asesinato de tres mujeres lesbianas brasileras, dos de ellas menores de 25 años. Asimismo, la Comisión fue informada de varios casos de ataques violentos contra personas trans en Argentina, Brasil, Colombia y en el Distrito de Colombia, Estados Unidos. La CIDH conoció también del caso de un joven de 19 años en Chile a quien tuvo que amputársele la pierna luego de un ataque sufrido en un campo de fútbol el mes anterior, y que una pareja joven lesbiana fue atacada y golpeada por un grupo de diez hombres en Chicago, Estados Unidos.

La Comisión Interamericana recuerda que los Estados tienen la obligación de investigar asesinatos y otros actos de violencia contra personas LGTBI y sancionar a aquellas personas que resulten responsables. La CIDH urge a los Estados a abrir líneas de investigación que tomen en cuenta si estos asesinatos y actos de violencia fueron cometidos a causa de la identidad o expresión de género, y/o la orientación sexual de las víctimas. En términos generales, la Comisión observa que existen problemas en la investigación de estos crímenes. Al respecto, la Comisión Interamericana reitera que la inefectividad de la respuesta estatal fomenta altos índices de impunidad, los cuales a su vez propician su repetición crónica, sumiendo a las víctimas y a sus familiares en la indefensión.

Asimismo, durante el mes de julio de 2013, el Ministerio de Salud de Ecuador anunció la existencia de una red de los llamados “centros de salud” o “clínicas”, en los cuales personas LGTBI, particularmente personas jóvenes lesbianas, gay y trans, o aquellas percibidas como tales, son internadas en contra de su voluntad por sus familiares en un intento de modificar su orientación sexual y/o identidad o expresión de género. El Ministerio indica que está realizando investigaciones y que algunos de estos centros han sido cerrados desde el año 2011. La CIDH reconoce los esfuerzos del Estado en este sentido, y alienta al Estado a que adopte todas las medidas necesarias para prevenir la existencia de estos centros e investigarlos, así como sancionar a aquellas personas que resulten responsables.

La Comisión Interamericana urge a los Estados a adoptar todas las medidas necesarias para aplicar la debida diligencia en la prevención, investigación y sanción de la violencia contra las personas LGTBI, con independencia de que ésta se manifieste en la familia, comunidad o en la esfera pública, incluyendo en instalaciones educativas o médicas. Esto incluye la adopción de políticas y campañas públicas para promover la concientización y el respeto por los derechos humanos de personas LGTBI, en todos los sectores, incluyendo en el contexto educacional y familiar, como una medida para combatir los prejuicios en los que se sustenta la violencia relacionada con la orientación sexual y la identidad y expresión de género. Para finalizar, la Comisión urge a los Estados a adoptar acciones para evitar y responder ante estas violaciones de derechos humanos y garantizar que las personas LGTBI puedan ejercer efectivamente su derecho a una vida libre de discriminación y violencia.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.