Jennifer Fonseca Padrón
Activista y Periodista Independiente

(www.miscelaneasdecuba.net).- A cuatro años del aniversario de la Red de Bibliotecas Cívicas sus integrantes y fundadores decidieron reunirse para homenajear la fecha, ver resultados de trabajo obtenidos y poner nuevas metas a alcanzar. La celebración tuvo lugar en la sede de esta, donde una decena de bibliotecarios intercambiaron ideas e hicieron un breve recuento sobre la fundación y desarrollo de la misma; entre ellos cabe destacar la participación de Teresita Castellanos quien es fundadora e integrante de esta organización cívica.

“La Red de Bibliotecas Cívicas fue creada a mediados de junio de 2009 a petición de un grupo de bibliotecarios que en ese momento estaban dispersados sin pertenecer a ningún proyecto o ya decepcionados de otro” agrega Omayda Padrón, Coordinadora Nacional desde sus inicios hasta hoy. También añade que una de las metas futuras a alcanzar es el crecimiento y rescate de bibliotecas en todo e país. “El trabajo de las bibliotecas independientes es igual de importante que el de movimientos, partidos políticos u otras organizaciones civiles ya que estas representan un foco de resistencia permanente al gobierno en cualquier comunidad, ciudad o provincia” expresó León Padrón periodista e invitado a la charla.

Los objetivos fundamentales de la Red de Bibliotecas Cívicas “Reinaldo Bragado Bretaña” son las presentaciones de libro en las bibliotecas independientes, impartir conferencias, tertulias literarias, ofrecer cursos ya sea de liderazgo, derechos humanos, twitter, entre otros; intercambiar ideas con otras organizaciones, y principalmente dar a conocer aquellos libros censurados por el gobierno, así como también promocionar la literatura que en Cuba se desconoce de escritores cubanos de la diáspora que un día fueron condenados y hasta prohibidas sus obras como fue el caso de Reinaldo Bragado Bretaña, escritor y periodista por el que orgullosamente la red lleva su nombre. También hay que destacar que dentro de la Red se desarrolla el proyecto Animando Sonrisas, que consiste en rescatar los valores cívicos, fomentar el hábito de la lectura y reconquistar los juegos infantiles en los niños, principalmente en los que viven en las comunidades periféricas de La Habana, donde la mayoría son familias disfuncionales que presentan problemas de alcoholismo, drogas, violencia intrafamiliar y muchos más manifestó Padrón.