Julio César Solér Baró
Redactor de Misceláneas de Cuba

(www.miscelaneasdecuba.net).- Asegurar que la pobreza tiene su origen en la derecha política es una injuria.
La pobreza no tiene su origen en un ala política determinada y partiendo de la muchísima hambre ocasionada por los gobiernos de derecha en el mundo, ahí teneis sin embargo el ejemplo de lo que hizo la izquierda en la Europa del Este durante más de 70 años, lo que sigue haciendo en Cuba y en Corea del Norte, lo que hizo en Angola, Mozambique, Etiopía, Cambodia, Vietnamn, China de Mao, Laos, Campuchéa y viene desde hace años haciendo en Venezuela.

El origen de la podreza es la segregación, es decir la política que crea diferentes tipos de desarrollos. Y esto más que ideológico es fundamentalmente administrativo.

La izquierda tuvo su oportunidad de sacar a la “putas” de la calle y de quitarles la necesidad de consumir “polvo” y ahí está la historia: No lo lograron, Cuba, mi país es el ejemplo viviente en donde la gente siempre se ha muerto del hambre con los Castro y su condenada izquierda, recuerden “Palo Cagao” y la “Isla del Polvo” en el “Marianao” en donde descubrí yo en carne propia el ácido y tanta mentira. Fuimos a la escuela “gratis”, abonando voluntariamente con nuestra alma y libre albedrío, solo para darnos cuenta en el exilio de que lo que aprendimos allí no sirve un bledo en ninguna otra parte del mundo, que tenemos que pasárnosla revalidando asignaturas y chocando a los cuarenta y tantos años con aquellas asignaturas básicas a las que el Marxismo les robo todas sus horas clases a nuestros veinte.

El origen de la pobreza, a su vez esta origen de la violencia, es la segregación. Entendida esta última como la política que crea diferentes tipos de desarrollos y a este último como aceso al bienestar social en un contexto determinado, teniendo como pauta hoy: la Declaración Universal de los Derechos Humanos