Por: Ignacio Estrada.

La Habana, Cuba- Las lluvias de mayo ya han comenzado en todo el territorio nacional y el próximo mes de junio comienza la temporada ciclónica que se extiende hasta noviembre.

Las autoridades cubanas de la Defensa Civil ya iniciaron recientemente el Ejercicio Meteoro 2013, preparación que pretende corroborar la disponibilidad de todos los factores que intervienen en tiempos de catástrofes naturales. Es de aclarar que este organismo es dirigido por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y que se tienen una estructura desde la nación hasta las bases.

Autoridades del Instituto de Meteorología aseguran que la temporada ciclónica para Cuba y el Caribe este año tendrá un gran incremento. Por lo que pronostican para la isla poder ser azotada por alguno de estos fenómenos. La respuesta solidaria de los nacionales es inmediata ante cosas como estas, pero a su diferencia la indolencia gubernamental deja al abandono a innumerables familias víctimas de catástrofes como estas.

Solamente hay que echar una mirada a las provincias orientales y en especial a Santiago de Cuba para poder percatarnos de lo que realmente muestra una falsa como la de una ciudad totalmente recuperada.

La Defensa Civil y las autoridades en poder más que velar por la preservación de las vidas humanas. Tienen la obligación de proveer a la población cubana viviendas dignas en lugares seguros. Recordemos que la situación del estado de los inmuebles en la isla es una de las problemáticas que pone en todo momento en Jaque Mate a la familia cubana.

Es palpable la sequia en la isla y es de reconocer la falta que hacen las precipitaciones, pero es necesario tomar medidas urgentes para preservar no solo las vidas humanas como ya había dicho con anterioridad sino de poner en buen resguardo cada uno de nuestros bienes. Y de tomar como una de las principales medidas no caminar por lugares que estén apuntalados por peligro de derrumbe.

Es nuestra obligación en esta temporada por el bien de la familia cubana la preservación de nuestra vida. No para resaltar el papel de las autoridades sino para cumplir con el primer derecho de cada hombre. Siempre recordando que nuestra nación necesita de personas comprometidas para construir el futuro inmediato para que nuestros hijos y futuros familiares si puedan gozar de viviendas seguras donde se puedan a guarecer de estas catástrofes.