Por: Ignacio Estrada.

La Habana, Cuba- En los pasados días, la televisión cubana y corresponsales de prensa de medios extranjeros acreditados en la capital. Hicieron un inusual recorrido por diferentes establecimientos penitenciarios.

Reportaje que solo refleja lo que el gobierno cubano quiere mostrar al mundo ante las constantes negativas para la entrada al país del Relator Especial de Naciones Unidas para los Derechos Humanos al igual que a Funcionarios internacionales de otras organismos como, la Cruz Roja Internacional.

El deterioro del sistema penitenciario cubano y las constantes violaciones a los Derechos de los recluso. Es denunciado por cuanto medio alternativo existe en la isla, denuncias que son narradas vía telefónica por la voz muchas veces entrecortadas y sollozas de los propios perjudicados y otra gran numerosidad por sus familiares y un número menor a través de terceras personas.

Cuba es la nación latinoamericana con más establecimientos penitenciarios y con una población penal mayormente joven, por delitos comunes que contemplan sanciones privativas de libertad hasta por el solo hecho de comer carne de res.

Si los medios acreditados en la isla quieren hablar del sistema penitenciario tendrían que retomar como referencia los incontables testimonios de cuantas personas egresan de prisión y que hoy a pesar de estar en libertad no pueden recuperar sus puestos de trabajo. O mejor aun describir cada una de las celdas de castigo en las que muchos por la desesperación han intentado contra su vida y otros han perdido sus vidas en algunos de los casos en situaciones desconocidas.

Quienes hayan estado en prisión si cayán cosas como estas, se convierten en cómplices de quienes en muchas ocasiones repiten frases intimidatorias como esta: ¡La Cucaracha cuando está en el pico de la Gallina no tiene reclamación! Locución que trata de explicarle a los reos que eso son ellos mientras están atrapados por este sistema penitenciario.

Es de preguntar a la Dirección Nacional de Establecimientos Penitenciarios cual es la cifra anual de Auto Agresión en las cárceles, número que nunca será revelado porque mostraría el desequilibrio mental y los temores de una cifra en constante crecimiento. Cuando tocamos este tema no nos estamos refiriendo a algo desconocido, estamos hablando de una realidad palpable y que es la razón para que cientos de reclusos sean internados en centros hospitalarios cada año y en el mayor de los casos intervenidos quirúrgicamente.

Las auto agresiones son descritas en forma burlona por los propios carceleros inescrupulosamente tildando a quienes optan por esta forma de protesta al sistema como (Trágicos) cortarse las venas, tragar alambres, encajarse alfileres en los ojos, ocasionarse quemaduras y mutilaciones en partes de su cuerpo, inyectarse heces fecales y orina en sus miembros inferiores y hasta auto inocularse de forma voluntaria por vía intravenosa el virus del VIH/SIDA son algunas de las formas en las que la población penal cubana atenta constantemente contra sus vida.

Respeto a cada colega de la prensa tanto nacional como extranjera pero ante cosas como estas me cabreo un poco y en ocasiones pierdo mi fe hasta en el trabajo que hacen. ¿Es que acaso Raúl Castro y hasta en flamante vicepresidente cubano, no están haciendo un llamado a la prensa a ser objetiva y hacer o cumplir el papel de verdaderos comunicadores de la realidad cubana? Mentira la misma cosa que en el cincuentainueve. Todo sigue siendo una falsa gubernamental disfrazada por una prensa marioneta.

Prometo en un segundo trabajo describir las cárceles cubanas destinadas al cumplimiento de las condenas de reos con VIH/SIDA. Penales que ya suman seis en su totalidad con una población penal que supera los 500 reclusos.