En una esquina, una decena de personas con esta pancarta: “Bienvenida Yoani Sánchez, te apoyamos en tu lucha por la libertad de Cuba”. En la otra, otro grupo, menor en número, que con carteles y megáfonos reclamaban más firmeza de parte de la bloguera y disidente cubana en su oposición al régimen de los hermanos Castro. Ninguna de las organizaciones del exilio cubano de Miami -un archipiélago donde conviven dirigentes políticos, ex comandantes de la revolución, estrellas de la farándula latinoamericana y gente común— ha sido indiferente a la visita de Sánchez a la ciudad. Para unos, Yoani es ya una heroína en la lucha por los derechos políticos en la isla; para otros, es una oportunidad perdida. Pero todos coinciden en que su voz, crítica del sistema, ha sido escuchada en el mundo como ninguna lo había sido durante los últimos años.

Yoani Sánchez aterrizó en Miami el jueves 28 de marzo, en medio de una gira de 80 días por América y Europa. Se reunió con la familia que hace dos años no veía, ha visitado diarios, iglesias. Y este lunes comenzó su agenda pública con una presentación en la Torre de la Libertad, icono del éxodo de los cubanos al sur del Estado de Florida, que comenzó con la llegada de la revolución de los hermanos Castro al poder.

“Yoani es una voz joven, autorizada, que tiene su percepción del drama de Cuba. Nosotros la apoyamos aunque no coincidamos en todos sus planteamientos”. Quien habla, Huber Matos, comandó entre 1956 y 1959 la novena columna de la revolución cubana y tras pasar dos décadas en la cárcel, acusado de sedición, se asiló en Miami. Fue él uno de los cientos que este lunes acudieron a la Torre de la Libertad a escuchar el discurso de Sánchez. “En el exilio hay distintas posiciones, unas más radicales que otras. En general, todos queremos el cambio en Cuba. Lo inteligente y lo patriótico es aplaudir a Yoani, en toda la extensión de la palabra, aunque no coincidamos exactamente con todos sus planteamientos”, ha dicho Matos, de 95 años, a EL PAÍS, con la certeza de que “la nueva república” viene en camino.

Miguel Saavedra, presidente del movimiento Vigilia Mambisa, es uno de los que cree que las denuncias de Yoani Sánchez contra el sistema de Gobierno de Cuba no han sido suficientemente firmes. “Yoani tiene algunas opiniones que son razonables, pero ella no ha hablado en contra del régimen, lo único que ha dicho es que en Cuba no hay libertades, que no hay comida y eso lo sabe todo el mundo. Pero no va directamente a hablar de los presos políticos, de la oposición, no los está defendiendo como debe ser”, opina Saavedra, en representación de cuatro organizaciones del exilio que esperaron a Sánchez este lunes frente a la Torre de la Libertad, para protestar contra su petición de que se levantara el embargo comercial que mantiene Estados Unidos contra Cuba desde 1960.

Pero entre los cubanos establecidos en Miami también hay quienes apoyan desde hace varias décadas que el bloqueo sea levantado. “Siempre hemos estado en contra del embargo y se nos ha criticado mucho por esta posición. En el caso de Yoani, ella se crió en el ambiente del embargo que se ha utilizado para justificar todo lo malo que pasa en Cuba, por eso lo rechaza y por eso fuera de Cuba se le respeta”, ha dicho Marcelino Miyares, presidente del Partido Demócrata Cristiano de Cuba, que tiene su sede en Miami. “Yoani es un fenómeno mediático, que ha tenido la habilidad de no meterse en los temas de política o de estrategia, que son los que han dividido al exilio. Yoani debe mantenerse en las fronteras del periodismo, que es lo que hace que todo el mundo esté de acuerdo con ella. En el momento que Yoani cruce esa línea del periodismo, está frita”, sostiene Miyares. Su opinión es que la unidad de la diáspora cubana es imposible y que el reto, en cambio, es trabajar en conjunto sobre los acuerdos que comparten.

El Movimiento Democrático, liderado por Ramón José Sánchez en Miami, defiende desde hace dos décadas la búsqueda de una salida no violenta al régimen de los Castro. Para él, Yoani Sánchez se ha convertido en un icono de la lucha por la libertad de expresión y por los derechos de los cubanos, que representa una visión fresca, de ideas modernas, progresistas, que está llegando a la conciencia mundial. “Yoani Sánchez ha logrado decirle al mundo lo que todos queríamos decirle y que por alguna razón el mundo no había escuchado. Su visita a Florida es una manera de aproximar a la oposición cívica dentro de Cuba a la otra parte de Cuba, al destierro cubano, que tiene que vivir obligatoriamente fuera de la isla”, ha dicho el representante de Movimiento de Democrático.

Este jueves, Yoani Sánchez partirá desde Miami hacia Lima, Perú. De allí volverá a Europa, para continuar con su gira. De Florida, ha dicho, “me llevo la idea de un exilio plural, democrático, inclusivo, como quisiera que fuera Cuba en el mañana”.