Por: Ignacio Estrada.

La Habana, Cuba- En cuanto se supo la noticia de la dimisión del actual Papa Emérito Benedicto XVI, no dude ni un instante en lanzar o en crear una nueva etiqueta para twitter que reclamara lo que realmente Latinoamérica necesitaba. Un sumo pontífice de nuestro continente.

En un principio la etiqueta la cocinamos entre un grupo de amigos hasta que la voz de mi amiga Regina Coyula, le dio el toque final a la etiqueta que hoy es merecedora de un buen agasajo.

El mundo estuvo pendiente de cada momento después de la vacante del Vaticano hasta el momento en que la chimenea se hizo portadora del humus blanco esperado por todos. Francisco I es el nombre del sucesor número 266 del Apóstol Pedro nombre que significa piedra a decir de Jesús, tu nombre es Pedro y sobre ti edificare mi Iglesia.

Antes que el nuevo Papa optara por el nombre de Francisco I su nombre de pila fue Jorge Mario Bergoglio y para sorpresa su nombramiento es una buena nueva para los países de lengua hispana, especialmente para America Latina y su natal Argentina.

Es la primera ocasión en la historia de la iglesia que un Latinoamericano sube a tan alto escaño. El Habemus Papam si que sorprendió a todos.

La Iglesia que le toca dirigir desde la sede Petrina al nuevo Sumo Pontífice, es una iglesia que necesita cambios urgentes y una inyección de sangre joven. Además necesita un verdadero Francisco capaz de renovar y reparar no solamente la edificación de la iglesia sino su cuerpo espiritual envuelto en los últimos tiempos en más de un escándalo.

Son muchos los retos que le tocaran al nuevo pontífice que a pesar de no ser del agrado de muchos es el elegido por la mayoría de los Cardenales presentes en el conclave. Sabemos la mochila que trae consigo Francisco I cargado de escándalos por delación de antiguos compañeros de la compañía de Jesús, de su oposición al matrimonio Igualitario en su país Argentina y su simpatía hacia la dictadura que rigió su nación. Por estos actos no somos quienes para juzgar solamente la historia será testigo de lo que está aconteciendo.

Ya tenemos un nuevo Papa y ahora nos toca a nosotros acompañarle con nuestras oraciones para que el Espíritu Santo sea con él y le acompañe durante su paso por la sede de Pedro.

Bienvenido sea este nuevo sumo pontífice vaticinado por Fray Betto, en su última visita a la Habana en una entrevista ofrecida al canal Telesur de noticias. Donde de una forma única describió cada uno de los retos de la iglesia católica y condeno enérgicamente los abusos sexuales, además de explicar detalladamente lo necesario que ya se hacia la necesidad de sentir un Papa Latinoamericano.

Sea bienvenido a nuestra Iglesia y a la sede de Pedro quien acaba de optar por nombre Francisco I, nombre de un hombre cuya historia se distingue por su pobreza y entrega por los más necesitados a decir de sus seguidores un hombre de talla sin igual, sin riqueza mayor que su amor por Dios y por su Iglesia.

Ahora tenemos un #PapaLatinoAmericano.

Anuncios