Tomado de Diario de Cuba.

Premio Nobel de la Paz 1983 y expresidente de Polonia Lech Walesa ha desatado la polémica en su país al afirmar que los diputados homosexuales “deberían sentarse en la última fila de los escaños parlamentarios, e incluso fuera del parlamento”, porque “solo representan a una minoría”, informa el diario español El Mundo.

Walesa, conocido por su ferviente catolicismo, respondía a preguntas del canal de televisión privado TVN.

“En todos los campos, les doy proporcionalmente lo que representan” en la sociedad, dijo el presidente histórico Solidaridad, el primer sindicato libre del mundo comunista. “Nosotros respetamos la mayoría, nosotros respetamos la democracia. La mayoría ha construido la democracia y ésta pertenece a la mayoría. Y tenemos una minoría que camina sobre la cabeza de la mayoría”, añadió.

“No quiero que esta minoría, con la que no estoy de acuerdo —pero tolero y comprendo— se manifieste en la calle y haga girar la cabeza a mis hijos y nietos”, continuó.

“Soy de la vieja escuela y no pienso cambiar. Entiendo que hay gente diferente, diferentes orientaciones y que tienen derecho a su identidad. Pero que no cambien el orden establecido desde hace siglos. No quiero ni oír hablar de eso. Que lo hagan entre ellos y que nos dejen en paz a mí y a mis nietos”, afirmó Walesa.

Actualmente, un activista gay es un miembro del Parlamento polaco y también hay una diputada transexual. La Dieta, cámara baja del Parlamento, rechazó a finales de enero tres proyectos de ley para permitir en Polonia, un país de mayoría católica, las uniones civiles para las parejas homosexuales y heterosexuales.