PNUD onusida

Por: Ignacio Estrada, Periodista Independiente.

La Habana, Cuba- Por más de tres meses consecutivos la población cubana que convive con el VIH/SIDA, ha notado la ausencia de los productos alimenticios que les son otorgados como beneficio del Fondo Global de naciones Unidas (PNUD).

Los productos alimenticios no han entrado desde finales del pasado año a ninguno de los puntos establecidos en todo el país. Directivos de estas entidades comerciales responden ante las interrogantes de los afectados, que desconocen el porqué de la ausencia de la ayuda y mucho menos a que se debe la tardanza de los productos.

En Cuba más de 18 000 cubanos conviven con esta enfermedad y la mayoría reciben tan importante ayuda, que alivia las carencias de grasas y cárnicos en la dieta alimenticia de esta población. No es la primera ocasión en que la ayuda se ausenta sin saber el porqué, lo importante es lo que este beneficio significa para cada seropositivo cubano.

Muchos en el mundo desconocen la desigualdad alimenticia existente en la isla cuando de esta enfermedad se habla. Los alimentos que se reciben menguan en cantidad y pesaje según la región donde vivan al igual que dieta alimenticia establecida por el sistema de salud y que posteriormente es recibida a través de la canasta básica.

Cuando comentamos esto es por haber recibido declaraciones de diferentes fuentes informativas en toda la isla. La población Habanera afectada por el VIH/SIDA es la más beneficiada en el tema alimenticio mientras que las demás provincias solo reciben la mitad de lo que se entrega en la capital.

El tema ha sido objeto discusión en diferentes instancias cubanas pero nunca ha podido tener respuesta y muy lejano de una solución que beneficie a cada cubano que padece de esta enfermedad.

Seria de preguntar a cuanta persona le competa este tema ¿En quién recaería la culpa en esta ocasión? ¿O es que acaso ni los Organismos internacionales radicados en la Habana no pueden velar por los intereses que representan? Las preguntas son muchas y temo que todas sigan quedando sin respuestas.

Mientras escribo esta nota solo pienso en esa población que mientras los gobernantes se jactan de comidas en abundancia al igual que los representantes de estos organismos internacionales radicados en la Habana, muchos de estos no tienen ni con que llevarse los medicamentos a la boca, mientras que otros suplen la leche por agua solo por citar ejemplo.

La situación puede variar en diferentes regiones, mientras que si fuésemos a tocar el tema alimentario en los seis establecimientos penitenciarios que confinan a más 500 reclusos de ambos sexos con esta enfermedad el tema nunca tendría fin.

Sirva este artículo como voz a cada persona que convive con VIH/SIDA y permitan ustedes que la misma llegue al oído de alguien que realmente le interesen temas como estos. La carencia de alimentos de la población afectada por esta enfermedad no se puede poner a un lado.

 

 

 

 

 

v