yoani-sanchez_4

Por Ignacio Estrada Cepero, Periodista Independiente.

La Habana, Cuba- Nuevamente regresa Yoani Sánchez a ser la comidilla del exilio y de muchos dentro de la isla y fuera de ella. Por un simple comentario irónico, al hacer referencia de los incontables gastos que realiza el gobierno cubano a favor de la excarcelación de los cinco espías cubanos presos en Estados Unidos.

Con mi nota no pretendo excusar a esta bloguera amiga, por alguna palabra pronunciada por ella. No estoy obligado a excusarla porque ha sido ella misma la que desde su propia cuenta de twitter pidió disculpas por cualquier mal entendido que puedan haber ocasionado sus palabras.  Aclarando que los cinco cubanos que cumplen condena en Estados Unidos, ella los reconoce como espías y no ha exigido en ningún momento su liberación.

Al parecer si fueran ciertas las palabras que muchos las han acogido como vergonzosas no encuentro algo malo en ellas. Ni nunca me atrevería a llamar por esto a quien las pronunciara como mensajera del gobierno cubano. Por el contrario si esto sucediera me alegraría por el concepto de pluralismo dentro de la sociedad civil cubana.

Ahora es momento de echar una mirada a quienes están viendo en estos momentos y describen a esta mujer cubana como una persona que está causando polémicas con su viaje. Si echásemos un vistazo a cada uno de los comentarios notaríamos que es el mismo sector que siempre han visto en Yoani con celos no solo profesionales. Y de estos ya un número insignificantes le están preparando un recibimiento para gritarles cosas en su visita a Estados Unidos.

Me da una grandísima pena escuchar comentarios como estos, y muchos de estos en la boca de numerosos amigos míos, que en algún momento llegue a pensar que eran verdaderos luchadores por una democracia. Pero con estos actos me demuestran que a pesar de que vivan fueras de esta tierra en cautiverio, aun siguen siendo de esos que se dejan dictar cada uno de sus actos. Al parecer ni el hecho de que vivan en democracia no es ni una simple lección de enseñanza de lo que es la libertad de pensamiento y palabra creo que aun en muchos de esos hay un policía dentro.

Yoani Sánchez esa mujercita de tamaño pequeño y de cabellos largos no es una de esas cubanas que ha decidido abandonar a su nación a la suerte de otros, ni tampoco una de esas escritoras que ha salido de su país a escribir lo que en el ocurre y a pesar de ser la multipremiada como muchos la nombran utilizando el mismo lenguaje oficialista sigue siendo la misma mujercita que se la veía calzando sandalias o vistiendo cualquier ropa en la barriada de Cayo Hueso.

No soy de los que me sumare en su contra al igual que muchos que se quieren unir ahora al parecer a una corriente que se extiende. Y antes de concluir este pequeño articulo o post solo quiero dejar algo a todos los que desde haya quieren dictar nuestro actuar y a todos los que desde haya son más valientes que nadie.

Solamente lo que hay tener el valor de callar ante esta mujer que es una de esas que no calla la verdad y tener el valor de montar el avión cuando ella emprenda el regreso a Cuba nuestra amada patria y acompañarla a retomar la lucha que muchos por comodidades han olvidado y hecho a un lado.

Sigue adelante Gallita cubana que Cuba entera te espera y está pendiente de ti.