La Habana, Cuba- En pasados trabajos he abordado el arte de los mimos en la Habana, con mucho respeto. Hoy nuevamente me inclino y aplaudo a quienes lo desarrollan con tanta profesionalidad en nuestras calles.

Los mimos recrean a personajes devenidos del lejano oeste, de espectaculares obras musicales, a artistas plásticos, músicos y hasta compositores. Ahora de todos los que antes allá visto el que más me ha impresionado por la forma en que recrea el personaje es el que hoy devuelve a nuestras calles al conocido Caballero de Paris.

Parece como si el hombre esculpido en bronce tomara vida, y caminara junto a nosotros. Niños, adolescentes, jóvenes y adultos todos se detienen a mirarle y a escuchar sus cuentos devenidos de de diferentes latitudes y andanzas caballerescas. Le vi regalar flores hechas de recortes de revistas y hojas de plantas secas, les puedo asegurar que me parece estar presente ante tan prodigioso hombre que hoy encanta la Habana con una des más bellas historias.

Yo murmure mientras permanecí mirándole y tomando estas imágenes que hoy comparto con cada uno de Ud. Se Bienvenido nuevamente a las calles que siempre han sido tuyas gran Caballero de Paris.

 

Anuncios