La Habana, Cuba- La disminución del turismo en la Habana deja escapar imágenes desoladoras.

Mientras medios de prensa oficiales especulan el aumento del turismo internacional a la mayor de las Antillas. La realidad que se vive en la Habana es otra muy lejana a la que en años atrás recibía la visita de in numerables delegaciones extranjeras.

El comentario va de boca en boca, comerciantes y dependientes gastronómicos lo repiten y narran a sus amigos. Uno de estos gastronómicos fue quien me atrajo la atención y me obligo a que el pasado domingo hiciera un recorrido por alguno de los lugares más concurridos por visitantes extranjeros.

El recorrido lo comencé desde la céntrica zona del Capitolio, y posteriormente continuando recorriendo el Boulevard de Obispo, la plaza de San Francisco, la antigua plaza de Armas y luego la de la Catedral. Finalicé el agotador caminar en el céntrico Barrio Chino concluyendo realmente la decadencia o el poco turismo existente en la capital cubana, a lo que se le suma la cantidad de establecimientos vacios.

Existe en La Habana una obra escultórica que se exhibe de forma permanente en el patio del Antiguo Convento de S. Francisco de Asís que se nombra la Mesa del silencio, obra de la cual desconozco su creador pero, al ver estas imágenes le sugeriría que al crear una nueva hobra le llamara La Mesa Vacía.