La Habana, Cuba- La apertura de la Droguería Johnson nuevamente ya es un hecho, desde hace varias semanas.

Para quienes transitan por la céntrica calle de Obispo en la Habana Vieja es de asombro encontrarse con tan importante gabinete remozado después de varios años. La arquitectura sigue siendo la misma que en antaño según conocedores de esta zona urbanística. Pero otros restan credibilidad al referirse a que esto fue una verdadera droguería antes de la entrada al poder en el año 59 de quien lo fastidio todo.

Lo cierto es que los pomos que se exhiben según una de las dependientes son los mismos utilizados antes, con la sola diferencia que ahora son solo decorativos. Pero esto no solo es la única diferencia la droguería es la sede del museo de la Farmacología en Cuba y que ahora los productos que se comercializan en el local solo pueden ser adquiridos en la moneda fuerte cubana el CUC, una moneda que equivale 25 veces el peso oficial.

Ahora la reapertura de lo que fue una de las farmacias más prestigiosa de su época solamente dejara mucho de qué hablar entre cubanos y será testigo constante del apartheid institucionalizado en la isla caribeña.