La Habana, Cuba- La venta de animales afectivos es uno de los negocios que se ha incrementado durante los últimos meces en la capital Habanera.

Un sin número de personas se pasean con canes en sus manos por calles y avenidas, en busca de compradores para su mercancía. Otros ponen anuncios en sus puertas o fijan carteles en paradas de ómnibus o lugares de aglomeraciones, algunos utilizan la conocida página digital de Revolico para hacer saber sus novedades. Estos a juzgar por la forma en que comercializan estos animales, según conocedores del tema lo hacen de forma ilegal.

Alguien me comento por estos días que en el conocido Barrio Chino de la Habana, y que en la Calle del Boulevard de Obispo este tipo de comercio es desempeñado por personas cuentapropistas. Las imágenes fueron tomadas el pasado domingo y dan fe de estos negocios particulares que según sus comerciantes dejan un buen recaudo.

Uno de los comerciantes me platico, que los precios son muy variados en el caso de los canes y las aves, y que los animales que comercializan son de pedigrí y en el caso de las aves avaladas por las asociación. Al preguntarle acerca de las razas más comercializadas me contesto… escucha acá se vende mucho el perro Chihuahua, el Pekinés, los Labradores, los Dálmatas, y perros para protección… el comerciante quien no se identifico por su nombre en la conversación explicaba que en Cuba no solo tiene resultado la venta de canes la de ave es muy buena y la de curieles, y ratones de laboratorio una de las aves que más nos piden es la Cotorra pero esa no la podemos comercializar puntualizo.

Una de las persona que observaba cerca de la jaula donde permanecían los animales al oírme preguntarle al vendedor acoto… es bueno que se comercialicen estos animales, pero mira los mismos negociantes no le dan el trato debido a esos animalillos, ni agua le tienen (refiriéndose a que permanecían sin agua en ese momento) y eso no es nada… continuo la Sra. Muchas de las personas que los compran desconocen el cuidado de los mismos, y en muchos de los casos les sobrealimentan o les mantienen sin una alimentación adecuada y en el peor de los casos los echan a la calle después de encontrarle uno de esos animalillos conocidos como purga o garrapatas… finalizo.

La Habana ahora exhibe un nuevo negocio que según sus propios comerciantes aun después del auge no es explotado de la forma debida.