(AA) El bebé nació a partir del óvulo donado por una mujer canadiense (donante anónima), del vientre alquilado a una mujer india (mujer “envase”) y del espermatozoide de uno de los gays. Nunca conocerá su identidad genética.

El tratamiento de maternidad subrogada o alquiler de vientre se realizó en la India. La pareja gay siguió los 9 meses de embarazo desde Argentina a partir de los informes semanales de la clínica sobre el avance de las ecografías. En estos casos se realiza un gran número de ecografías al bebé para controlar que el desarrollo sea normal. Ante cualquier “problema”, los contratos en India autorizan realizar un aborto. Alejandro Glinblat y Carlos Dermgerd viajaron a la India al momento del nacimiento.

En la partida de nacimiento expedida por el Registro Civil 1 de la Ciudad de Buenos Aires, el bebé figura inscripto como hijo de los dos hombres. Constituye un caso inédito, pues los países que han legalizado el “matrimonio” gay, sólo reconocen la paternidad a quien donó el material genético.

Esto ocurre a semanas de que la presidente Cristina Fernández entregara en el Salón de las Mujeres Argentinas los primeros DNI confeccionados de acuerdo a la Ley de Identidad de Género.