La carne de cerdo es uno de los platos más degustado en cada una de las mesas cubanas. La ausencia de la misma en los comercios estatales ha despertado un sin número de críticas por parte de la población. La poca carne que se comercializa en estos momentos, se realiza de forma clandestina en casa y patios con costos bastante elevados.

El pasado fin de semana en una visita realizada al municipio de Santo Domingo ubicado a solo 32km de la ciudad de santa Clara, el lente de mi cámara capto algunas instantáneas en las que se ve el modo en que se traslada de algún lugar de este poblado unas cuantas piezas de cerdo.

La carne es transportada en un carro de tracción animal, conocido como carretón de caballo, carro que transitaba descubierto con partes de estas carnes colgando por uno de sus laterales, acompañada por cuanto insecto se le apozaba. El destino de esta carne era el establecimiento conocido como la Carpa Azul, un establecimiento de comercio para ser posteriormente vendido a quienes acuden al lugar con el único fin de degustar uno de los platos tradicionales.

Bien podríamos llamar al plato que se elaborara con este producto cárnico Cerdo a la Mosca.