¿Quién no ha jugado en Cuba una buena partida de domino? ¿Quién no reconoce que es el domino, el juego de mesa por excelencia de toda la familia cubana en cualquiera de las partes en que se encuentre? ¿Conocía usted que en la Necrópolis de Colón existe una tumba que se distingue por tener en su parte superior una ficha de Domino?

La tumba fue propiedad de Juana Martin de Martin, quien fue propietaria del jardín habanero Fénix. El conjunto se distingue por la ficha de domino conocida por el doble tres esculpida en mármol de color blanco, y la data con la secuencia del juego en el momento fatal de su deceso. Cuentan que para asombro de los presentes en el juego aun después de muerta aun sujetaba en sus manos la ficha que hoy distingue la Tumba.

Realmente es un honor para tan noble juego de mesa ser venerado o llevado por los cubanos a cualquiera de las expresiones artísticas. Es el doble tres la ultima ficha que pudo tener en sus menos esta mujer y que hoy deja como legado a quienes se detienen a contemplar la que fue su última partida.

 

Anuncios