Las imágenes que hoy publicamos, fueron tomadas por el lente de mi cámara el pasado domingo en nuestro caminar por la calle Obispo. El arte de los mimos es parda obligatoria para cuantos transitan esta céntrica arteria de la parte más antigua de la Habana.

Tanto para cubanos como para extranjeros la presencia de los mismos es algo novedoso en las calles habaneras. Piratas con y cofre al hombro, pistoleros novelescos, payasos y hasta quienes simulan venir del lejano oriente, son algunos de los más vistos y aplaudidos por quienes como yo aprecian un arte nunca antes visto en nuestras calles.

El resurgir de estos mimos o artistas escénicos, se debe a una de las reformas del modelo económico cubano, estos artistas pagan un impuesto por ejercer este trabajo y lo que recaudan pasa a ser el salario devengado. Al conversar con uno de ellos me comento… lo quemas nos preocupa es el solo hecho que a pesar de nuestro aporte aun no contamos con tiendas que nos suministren las cosas que necesitamos para perfeccionar nuestro trabajo… a lo que también acoto… muchos cubanos se niegan a pagar por las fotografías que se hacen junto a los personajes que desempeñamos…

Ante el arte de los mismos en las calles de la Habana vale la pena quitarnos el sombrero y reconocer que son parte del resurgir de una nueva comunidad que hoy se levanta.

Anuncios