La Habana, Cuba jueves 16 de febrero de 2012.
Informe General de la Liga Cubana Contra el SIDA, sobre violaciones en Cuba de los Derechos Humanos a la comunidad de Lesbianas, Gay Bisexuales y Transgeneros.

Cinco décadas han transcurrido desde aquel triunfo funesto protagonizado por personas que vestían ropas de color verde olivo, que descendían de la sierra proclamando una sociedad de igualdad para todos los hombres, sin distinción de raza, credo, orientación política o sexual.

No transcurrieron muchos años cuando se comienzan a divisar en la isla las primeras exclusiones de centros laborales, de estudios y de instituciones estatales a todos aquellos cubanos que tuvieran una conducta sexual, caracterizada por el naciente gobierno como vergonzoso y como una costumbre que empañaba la moral socialista de la nación cubana.

Años de encierro vivieron nuestros antepasados, campos de trabajo forzoso, actos de repudio, por si faltara poco en mucho de los casos fueron apedreados y obligados a marchar al exilio. Apartándoles de sus familiares y amigos. La historia cubana recoge las anécdotas y el sufrir de Reinaldo Arenas, de Virgilio P, de Lezama y de aquellos que aun sus nombres permanecen en el olvido o que sus cuerpos yacen en las aguas del estrecho de la florida o en el litoral cubano.

Cincuenta años más tarde la historia se repite y las violaciones al respeto de los derechos humanos continúa en Cuba teniendo como blanco nuevamente a la comunidad cubana (LGBT). Por si faltara poco los mismos gobernantes han ido cambiando las prácticas de estas violaciones, pero cuando estas entran en análisis la situación que enfrenta esta comunidad en Cuba es la misma.

La carencia de espacios, la libertad de expresión, la libertad de asociación, la libre circulación el derecho a fundar una relación o contraer matrimonio en igualdad de derechos, el derechos a decidir el momento oportuno para hacerle saber a sus familiares su orientación sexual son algunas de la violaciones contantes que afronta la comunidad (LGBT) en Cuba.

Mientras que instituciones del estado como el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) dirigido por la Lic. Mariela Castro Espín hija del actual mandatario de la nación, proclaman por el mundo inciertas aperturas que garantizan el respeto pleno a los derechos humanos de la comunidad (LGBT) la realidad de la isla es totalmente otra, que no dudarían en silenciar por temor a perder grandes sumas recaudadas para proyectos fantasmas que solo responden los intereses del estado cubano y no los de la comunidad cubana (LGBT).

En la isla se denuncian a diario arrestos a personas (LGBT) acompañados de cuantiosas multas, deportaciones en el caso de homosexuales que no sean de la capital habanera, extorciones o chantajes por parte de autoridades policiales o agentes del orden público para adquirir beneficio propio a costa del sufrimiento de quienes caen en sus manos. Golpizas, detenciones momentáneas, cacheos en vía pública entre otras arbitrariedades.

Durante el pasado año 2010 se tienen pruebas de despidos laborales por orientación sexual, despidos laborales por miembros de esta comunidad no acatar el pensamiento político del gobierno actual o por simplemente mantener amistad con alguna persona que fuera activista por los derechos (LGBT).

La violencia ocasiono la muerte por atracos a seis homosexuales en condiciones desconocidas. Se denuncio la muerte de un joven travesti en una celda de una unidad policial por negligencia y falta de atención. El despido laboral de de una mujer transexual, Wendy Iriepa Díaz por quererse unir en matrimonio a un activista por los derechos humanos. El arresto de homosexuales en lugares públicos, la recogida de homosexuales por supuestos asedios al turismo entre otras.

Es de continuar denunciando el uso indebido de condenas penitenciarias entre dos y cuatro años de privación de libertad o de trabajo forzado a aquellos homosexuales que deambulen en horario nocturno por las calles cubanas, a aquellos que injieran alcohol y más aun a aquellos que sean mantenidos por sus familiares y que no decidan trabajar con el estado cubano.

Cuba es un país donde según las autoridades los ciudadanos cubanos no están preparados para afrontar cambios tan bruscos como la unión matrimonial entre dos personas del mismo sexo, la adopción, y la convivencia. Mientras que el gobierno da estas explicaciones los cubanos preguntamos donde están estos criterios, si cuando caminamos por las calles las personas nos sonríen y en ocasiones nos alaban no por nuestra orientación sexual, sino por nuestro alto grado humanismo.

Los verdaderos culpables de que la comunidad cubana (LGBT) enfrente las constantes violaciones a sus derechos es el estado y sus instituciones, verdaderas armas homofóbicas y discriminatorias. No existe en nuestra nación poder o personas más excluyente que nuestros gobernantes.

El incremento de la prostitución masculina, en la comunidad de hombres con sexo con otros hombres exhibe en estos momentos el mayor numero de incidencia de infección por VIH&SIDA en la historia de la enfermedad en cuba, 8 de cada 10 personas con VIH son hombres.

A pesar del totalitarismo, a pesar del férreo poder del estado la comunidad cubana (LGBT) hoy se levanta y resurge de las cenizas tal cual el ave fénix mostrando un hermoso plumaje en esta ocasión con los colores de nuestra inigualable bandera exigiendo y recuperando todos los espacios usurpados por el poder y la mentira.

Hoy exigimos nuestros derechos, queremos caminar como nación, como una comunidad independiente, como una comunidad que abogue por el derecho de todos y no de una minoría en poder.

Nuestra razón de existir es velar por el cumplimiento de cada uno de los derechos civiles, políticos, económicos y culturales de cada (LGBT) en Cuba. Nuestra voz hoy reclama ser escuchada y desea clamar a los cuatro puntos cardinales que existimos y que trabajamos de conformidad a lo que el futuro nos prepara en búsqueda de una solución.

Ignacio Estrada Cepero
Director Ejecutivo.
Liga Cubana Contra el SIDA.