La asociación Americana de Psiquiatría elimino en 1974 de su manual de clasificación de Enfermedades Mentales, a la homosexualidad y la bisexualidad, por su parte numerosas instituciones científicas y asociaciones en el mundo asumieron esta misma postura. No obstante no es hasta el 17 de mayo de 1990 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo aprueba por unanimidad.

Quedando instaurado el 17 de mayo como el día internacional de lucha en contra de la Homofobia, fecha que congrega en esta celebración a un gran número de países entre los que se encuentra Cuba, que a diferencia de otros la festividad es de connotación política por parte del actual gobierno de Raúl Castro Ruz y orquestado todo lo que en este día se prepara por su hija Mariela Castro Espín actual directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX).
Para comprender la homo y la bisexualidad como variantes sanas de la vida sexual, al igual que la heterosexualidad es necesario comprender los procesos que influyen en su formación y desarrollo:

Sexo:
Es el conjunto de atributos biológicos de carácter sexual que distinguen físicamente a los seres humanos en dos grupos: varones y mujeres.

Género:
Es la construcción socio cultural, histórico concreta, que define el conjunto de atributos, cualidades, rasgos, actitudes y modos de comportamiento asignados y esperados por cada sociedad del hombre y la mujer, los que pautan y modelan rígidamente todas sus expresiones conductuales en su vida personal, de pareja, familiar y social.

Sexualidad:
Es la dimensión de la personalidad que se construye y expresa desde el nacimiento y durante toda la vida a través del proceso de desarrollo de la masculinidad o la feminidad, de aprender a ser hombre o ser mujer, lo que trasciende la relación de pareja para manifestarse en todo lo que la persona “es” y “hace” en su vida personal, familiar y social.

Se experimenta o se expresa a través de la identidad de género y la orientación sexual en forma de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes y valores. Actividades practicas en el conjunto de relaciones humanas. La sexualidad es el resultado de la interacción de factores biológicos, psicológicos, socioeconómicos, ambientales, culturales, éticos y religiosos.

Orientación Sexual:
La orientación sexual se refiere a la atracción erótica, que también incluye el vínculo afectivo hacia otra persona del mismo sexo, del otro o de ambos. Puede manifestarse en forma de comportamientos, pensamientos, fantasía o deseos sexuales, o en una combinación de estos elementos.

Son consideradas “HOMOSEXUALES” las personas que se sienten atraídas por otras de su mismo sexo, aunque también se utiliza la expresión inglesa “GAYS” para referirse a los hombres que sienten atracción por otros hombres y las lesbianas cuando se refiere a la atracción entre las mujeres. Aunque es válido aclarar que en el caso de la comunidad de lesbianas en Cuba no les gusta ser llamadas por el término “GAYS”. Si el deseo erótico se orienta hacia personas de igual o diferentes género, se consideran a esta persona “BISEXUAL”.

Sin embargo, las culturas dominantes han privilegiado solo la atracción erótica entre personas de sexos diferentes y mucho más si formalizan sus vínculos mediante el matrimonio dígase por lo civil o por ceremonia eclesiástica y garantizan la reproducción. Con esta lógica impuesta a lo largo de la historia, las personas “HETEROSEXUALES” gozan de mayores derechos ante la ley, siendo considerados la norma y la referencia para todos los seres humanos.

Identidad de Género:
Es la conciencia y el sentimiento, que se convierte en convicción de ser hombre o ser mujer, masculino o femenino. La identidad se origina y desarrolla entre el nacimiento y los cinco u ocho años. En que la niña y el niño comprenden que su sexo no van a cambiar y evoluciona durante toda la vida.

Rol de Género:
Es la forma particular de cada persona de interpretar, construir y expresar, en su conducta cotidiana, los modelos que sobre lo masculino y lo femenino establece la sociedad en que vive. Es la expresión pública de la identidad de género, mediatizada por los modelos estereotipados de la masculinidad y la feminidad.

Los Modelos de Género, que estereotipan y distorsionan la masculinidad y la feminidad suelen impedir que la niña y el niño, la mujer y el hombre vivencien y expresen su sexualidad, cada uno de sus componentes (identidad-rol de género y orientación sexual) de forma autentica, libre, placentera y responsable.

Homofobia:
Es la hostilidad general, psicológica y social, respecto a las personas con orientación sexual que difiere de la HETEROSEXUALIDAD (Homosexuales y Bisexuales), de manera específica de Gayfobia y Lesbofobia. TRANSFOBIA es la hostilidad general, psicológica y social, respecto a las personas cuya identidad de género no se corresponde con su sexo biológico (TRANSEXUALES).

La persona transexual se caracteriza por una identidad de género que no corresponde con su sexo. Es una mujer biológica que se identifica como hombre o es un hombre biológico que se identifica como mujer. Su orientación sexual (sexo-erótica) puede ser heterosexual, homosexual o bisexual.

La persona TRAVESTI siente complacencia al integrar en su auto imagen los atributos, actitudes, gestos, vestuarios y accesorios que la cultura asigna, de manera estereotipada, para el otro sexo. Esta característica no implica que tenga conflicto con su identidad de género, por lo cual no es una persona transexual. Su orientación sexual (sexo-erótica) puede ser heterosexual, homosexual, o bisexual.

Son llamados TRSNSFORMISTAS aquellas personas que para el desempeño de un papel, principalmente artístico, utiliza atributos, gestos, vestuarios y accesorios normalizados por la cultura dominante, como propios de otro sexo. Esta característica no implica que tenga conflicto con su identidad de género, por lo cual no es una persona transexual, pero tampoco tiene contradicciones con su autoimagen, no es un travesti. Su orientación sexual (sexo-erótico) puede ser heterosexual, homosexual o bisexual.

La HOMOFOBIA se caracteriza por la aceptación y sobre la valoración de las personas que reproducen el estereotipo de género establecido socialmente para la mujer y el hombre, que se reduce a una sexualidad heterosexual, matrimonial y reproductiva, en menosprecio, discriminación, desvalorización e incluso violencia contra todas aquellas personas que difieran de este rígido patrón.

La homofobia y la TRANSFOBIA siguen la misma tendencia de infravaloración y discriminación impuestas, por las ideologías machistas, sexistas, racistas, clasistas antisemitas, xenófobas, entre otras, que persiguen el mismo objetivo, la deshumanización del otro/a, hacerle inexorablemente diferente e interior.

La Homofobia es prejuicio, ignorancia, violencia. Es una amenaza para los valores de equidad, solidaridad, justicia social y respeto a la diversidad sexual como una de las mayores riquezas con que cuenta el género humano.

Anuncios