Por: Ignacio Estrada Cepero, Director Ejecutivo de La Liga Cubana Contra el SIDA.
Con la colaboración Especial del Centro de Información Hablemos Pres.

La Habana, Cuba- Cartas Desde La Prisión de San José es una recopilación en un principio de cuatro cartas enviadas por reclusos portadores del VIH/SIDA al Centro de Información Hablemos Pres. Con el objetivo de que las mismas fueran publicadas en diferentes sitios con el único fin de hacer un llamamiento al mejoramiento por parte de las autoridades carcelarias de la Isla, al sistema penitenciario para personas con VIH/SIDA.

Cartas desde la Prisión de San José narra las vivencias de personas adultas próximas a alcanzar la tercera edad y de algunos más jóvenes. Para quienes desconocen, la Prisión de San José queda ubicada en el municipio de San José antigua provincia Habana hoy actual Mayabeque. Es conocida dentro de la Dirección Nacional de Establecimientos Penitenciarios como Una Unidad Especial de SIDA. Para las personas que como yo hayan vivido la amarga experiencia de estar recluido en un centro penitenciario como este, bien sabemos que de especial nada tiene. Lo que desde mi experiencia puedo asegurar y testificar es que es una prisión como otra cualquiera.

En la Isla existen un total de seis establecimientos penitenciarios para la reclusión de reos portadores del VIH/SIDA. En un principio se decía que eran penitenciarias dotadas de equipamiento médico, buena alimentación, y que las personas que cumplirían condenas en estos establecimientos recibirían un trato diferenciado a las demás prisiones del país. La realidad como siempre fue otra, hoy no quiero ser yo quien nárrelo que sucede en lugares como estos, quiero dejar a quienes viven en este momento el encierro convertirse en sus propios historiadores, a esos que un día deje atrás y que hoy les puedo comprender y les doy las gracias por hacerme pensar que personas como estas tienen que tener una respuesta.

En Cuba en la actualidad existen más de 600 reclusos portadores del VIH/SIDA entre ellos mujeres y hombres teniendo como principal vía de infección la auto inoculación. Vía de infección que en numerosas ocasiones hemos venido denunciando debido a la complicidad y la responsabilidad epidemiológica por parte de las Instancias Carcelarias y las de Salud en la Isla. Para los que pensaron que cosas como estas nunca se sabrían, para los que pensaron que personas como estas no merecen ser escuchadas. Acá están las primeras cartas que desde la Prisión de San José nos llegan y les aseguro que serán cartas leídas y contestadas.

Anuncios