Mayabeque, Cuba.- Queridos, mi nombre es Ángel Donato Pulido, tengo 30 años de edad, estoy enfermo de VIH-SIDA.

Esto aquí es donde más se siente la dictadura, es el régimen de la prisión del SIDA de San José de las Lajas, en Mayabeque. Ellos (las autoridades) se llenan la boca de decir que esto es una unidad especial, y es mentira. Esto está lleno de rejas por todos los lados, somos maltratados.
A nosotros los pacientes del VIH-SIDA aquí en Cuba cuando nos paramos frente a un tribunal, es mejor no decir que estás enfermo por que las condenas son mucho más altas, si son 5 te sancionan a 6 años.

Aquí estamos deprimidos. La gente se está muriendo. Nosotros tenemos las defensas bajas y nos atacan enfermedades oportunista, y cuando no, nos deprimimos.

Esto aquí se asemeja a un campo de concentración pero de enfermos, entonces se llenan la boca de decir que los sidosos somos malos, problemáticos, es para que las personas no nos ayuden, para que no se preocupen por nosotros. Yo he visto morir muchas personas aquí, y lo que yo no quiero es morir en este lugar luego de estar sentenciado a muerte por mi enfermedad.

Mientras más personas enferma estén recluidas es mejor para ellos porque es un negocio. Todo lo que llega aquí para nosotros las autoridades se la roban; el pollo, el queso, jamón, la carne, los frijoles, la leche en polvo, aquí no dan nada solamente refresco aguado de merienda y se llenan la boca diciendo que se nos da seis comidas al día y es mentira.

Nos dan pollo, pescado pero no el que tienen que darnos, la carne de red la pasan por una batidora y lo que nos dan es el caldo de esa carne.

Aquí nadie se puede quejar, si viene alguna visita de provincia todo el mundo se tiene que parar en firme y si hablas el mismo responsable de disciplina, que es un recluso igual que yo, te cae a golpes, la gente está muriendo aquí.

En este año ya han muerto 9, el último murió de candidiasis, una enfermedad oportunista que nos ataca a nosotros por las malas condiciones en que vivimos, la falta de atención médica y de higiene. El agua que tomamos no es potable, la ponen 3 veces al día un ratico y si vas a los baños sientes deseo de vomitar.

Ahora están arreglando los baños, creo que se espera una visita importante que los tiene corriendo.

Nos golpean, cuando reclamamos nuestros derechos por que hemos tenido que revelarnos. Han dado bastantes golpes en los últimos tiempos sin darse cuenta que estamos enfermo.
Las autoridades nos odian. Cada vez que va algún enfermo de VIH/SIDA a los tribunales son extremas las sanciones. Nos echan 10 o 12 años, solo por estar enfermo.

Las autoridades penitenciarias de esta prisión también han creado un comando de presos que están para darle palo a los reclusos que no cumplen con el reglamento de ellos y violando el nuestro.

Yo sé que me voy a morir, tengo parásitos y no me dan atención médica, me dicen que solo los graves o asmáticos son los únicos que le dan atención porque para los demás no hay medicamento.

¿Cómo no va haber medicamentos aquí, si esto es una prisión del SIDA y Cuba una potencia médica?

Aquí hay más o menos 400 y más enfermos del VIH/SIDA incluyendo a las mujeres y piensan traer más, sin preparar condiciones.

El mundo debe conocer esto, divúlguenlo, nos están matando.