Mayabeque, Cuba.- Hola me llamo Nicolás Leal Fernández, tengo 56 años de edad, soy paciente del VIH/SIDA, me encuentro recluido en el Centro Penitenciario de Maraguaco, San José de las Lajas, nombrado por el gobierno Sanatorio pero en realidad es una prisión.
Primeramente quisiera hacerles saber que en este lugar todo está muy mal, principalmente con los medicamentos que no nos atienden nada. Aquí nos estamos muriendo. Mentalmente nos están matando.

Lo mismo sucede con los alimentos, todo aquí está mal. Aquí tenemos un re educador de apellido Alayo, hace dos años a mí me dio una mano de golpes, me metió una patada en un oído y actualmente presento problemas con el oído que me supura contantemente. Este sicario me dejó muerto en el piso, ese es el abusador mayor que hay aquí, esto no es un sanatorio, es una prisión.

Hace 3 años me diagnosticaron la enfermedad en un examen de rutina en la prisión de Melena del Sur, fui trasladado para este centro y no recibo visitas porque mi mamá tiene 91 años y ya no puede, yo no tengo nada aquí y ellos no me dan nada, solo maltratos.

Les escribo para que conozcan la situación y puedan escribir sobre esta cárcel donde morimos cada día lentamente.

Anuncios