La Habana: El pasado miércoles 26 cumplió dos semanas de injusto encierro, la comunicadora cubana Leonila Hernández Sánchez (Nila) por una supuesta investigación que la trata de incriminar por un delito de Actividad Económica Ilícita y por la Difusión de Noticias Falsas que Atentan Contra la Seguridad y la Paz Internacional.

Desde el momento de su secuestro por parte de la Seguridad del Estado Cubano fue llevada a una celda de Villa Marista jefatura nacional de la Policía Política y ahí a permanecido durante las últimas dos semanas, Nila fue vista por su madre el pasado miércoles por segunda ocasión después de su secuestro y posterior al proceso investigativo al que es sometida.

Elisa Sánchez en comunicación telefónica con la Liga Cubana Contra el SIDA, dijo que el estado de salud de su hija Nila no tiene cambios, que está recibiendo alimentación, y explico que Nila está recibiendo de parte de los servicios médicos de la policía política algunas tabletas para mejorar el sueño en las noches.

Es de conocer que en las dos ocasiones en que la familia de la comunicadora han acudido a visitarla no han podido tener un encuentro con el oficial que está a cargo de la investigación, ni se les ha explicado porque tiempo más se puede prolongar dicha investigación, para la que han sugerido nombrar un abogado de los servicios Internacionales en la Habana.

La Liga Cubana Contra el SIDA Organización radicada en Cuba emite la siguiente información, resaltando la importancia en que los Organismos Internacionales de Derechos Humanos al igual que las Organizaciones de Reporteros sin Fronteras, la SIP y toda persona de buena voluntad exijan a la Habana la pronta e inmediata libertad de una mujer cubana víctima de una arbitrariedad que trata de poner fin al ejercicio de la palabra.

Leonila Hernández Sánchez (Nila) se mantiene fuera de su residencia actual en Estados Unidos, por lo que hace dos semanas que el gobierno cubano le impide ver a sus dos hijos uno de estos con once años de edad y su esposo el actor cubano Toni Cortes.

La Liga Cubana Contra el SIDA insiste en la necesidad de responsabilizar al gobierno cubano por lo que a esta comunicadora pueda suceder en el transcurso de su detención en la Habana y exige que se ponga fin a esta arbitraria detención.

Anuncios