El artículo 20 de la declaración de Derechos Humanos dispone que: …Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacificas… Este derecho es frecuentemente denegado a organizaciones no gubernamentales que se ocupan de los derechos humanos, a organizaciones de servicios sobre el SIDA y a organizaciones de base comunitaria, por medio del rechazado sus solicitudes de inscripción por considerarse que critican a los gobiernos o por el objeto de algunas de sus actividades, por ejemplo, la actividad sexual remunerada. En general, las organizaciones no gubernamentales que se ocupan de los derechos humanos, así como sus miembros, deberían gozar
De los derechos y libertades reconocidos en los instrumentos de derechos humanos y legislación nacional. En el contexto del VIH, la libertad de reunión y de asociación con otros es esencial para la formación de grupos afectados por el VIH, que presenten los intereses y satisfagan las necesidades de los distintos grupos afectados por el VIH. Si se obstruye la interacción y el dialogo con y entre esos grupos, otros agentes sociales, la sociedad civil y el gobierno, se socava la salud pública y una respuesta eficaz al VIH.
Además, debe de protegerse a las personas que conviven con el VIH de toda discriminación directa o indirecta por su estado serológico respecto al VIH a los efectos de su admisión en organizaciones de defensores de derechos humanos, empleadores o sindicatos, su permanencia en los mismos y la participación en sus actividades, de conformidad con los instrumentos de ONU, ONUSIDA y la OIT sobre la libertad de asociación y de negociación colectiva. Al mismo tiempo, los sindicatos y las organizaciones de empleadores pueden ser factores importantes para sensibilizar sobre cuestiones relacionadas con el VIH y para hacer frente a sus consecuencias en el lugar de trabajo.
Cuba país unipartidista se niega a reconocer en su registro de asociaciones a todas aquellas organizaciones que ponen herramientas de defensas, que de una u otra forma pretendan poner fin a las constantes violaciones de derechos humanos dirigidas a las personas que conviven con VIH/SIDA.

Anuncios