La oficialidad cubana sigue vendiendo a la prensa internacional y al mundo democrático con la complicidad de algunos organismos acreditados en Cuba al Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) como una institución que defiende y promueve los derechos de la comunidad de Lesbianas, Gay, Bisexuales y Transgeneros (LGBT).
Cuando escribo esta carta, pienso en la Sociedad Internacional de Sexología y otros organismos afines. Pienso en toda esa comunidad internacional que recibe las constantes falsedades expuestas por la líder oficialista Sra. Mariela Castro hija del actual mandatario de la nación cubana como supuestas aperturas o logros que muestran el actuar del régimen cubano a favor de la sociedad.
Mentiras predicadas por quienes usan a la comunidad LGBT cubana como verdaderas marionetas. El gobierno cubano trata de mostrar al mundo una realidad no creíble por ningún cubano y mucho menos por ningún gay. Es de alertar al mundo democrático a la comunidad Gay Internacional y a los organismos internacionales a que no se presten al juego sucio de la mentira que sumerge a la comunidad LGBT cubana en un caos que pretende usurpar las libertades más esenciales.
Mientras Mariela Castro pasea por el mundo, y comparece ante la prensa internacional como la defensora de los Gay en Cuba, la comunidad LGBT carece de espacios, libertades como la de asociación, de expresión, de circulación dentro del territorio nacional solo por citar ejemplo. Mariela Castro habla al mundo de libertades cuando expulso a Wendy Iriepa por tener relaciones sexuales con alguien que no respondía a los fines de la institución que preside.
Mariela Castro se esfuerza en llamar mercenarios a toda la comunidad Gay que no se afilia al CENESEX alegando que estas reciben ayudas del extranjero. Sin embargo no reconoce que su institución recibe cuantiosas sumas de diferentes sedes diplomáticas en la Habana como, Noruega, Bélgica, Canadá, Belice solo por mencionar algunas. Seria de preguntarle a esta Hija de su padre ¿cómo es posible que el centro que ella dirige pueda costear el salario de sus trabajadores, cuando este centro hoy no recibe presupuesto alguno del ministerio de salud cubano? ¿Es que acaso esta institución produce algo? ¿O es que acaso está viviendo de las grandes sumas recibidas para supuestos proyectos que no funcionan en su totalidad?
Hay muchas cosas que aclarar y que seguir preguntando en pasados días la comunidad Gay en Cuba perdió a un joven de 34 años Nelson Linares García falleció en una celda después de más seis horas de arresto, Nelson conocido como el menor falleció sin recibir atención médica y fue trasladado a una posta médica después de su deceso. Nelson falleció en esta celda sabrá Dios porque y bajo qué condiciones, fue llevado allí víctima de una recogida policial contra los gay que salen a las calles en busca del espacio que no tienen.
Las cosas no quedan acá la violencia sigue extendiéndose los gay son asaltados en sitios de encuentros, y siguen siendo multados, amonestados y llevados a las cárceles por un supuesto índice de peligrosidad social.