Se calcula que unas 65.000 personas viven con el VIH en Guatemala. Hay 20 nuevos casos de infección diarios, lo que supone 7.500 nuevos casos de infección por VIH al año. La epidemia de VIH en el país sigue concentrada en grupos de población clave con mayor riesgo como profesionales del sexo y sus clientes, y hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. Existe una gran discriminación contra estos grupos de población en el país lo que hace que su acceso a los servicios para VIH sea más difícil.

Según el primer informe nacional sobre derechos humanos, entre 2009 y 2010 se presentaron más 313 quejas al procurador general de la nación y a organizaciones de la sociedad civil; el 46% estaban asociadas a violaciones del derecho a la salud y el 13% con el derecho a la vida y a la integridad. Estas violaciones iban desde la escasez de medicamentos antirretrovíricos a la falta de instalaciones y personal sanitarios adecuados y diligentes.

La organización transgénero OTRANS resaltó en el informe que las personas transgénero tenían un acceso limitado al empleo a causa del estigma y la discriminación. OTRANS también informó sobre casos de agresión física, desapariciones y muertes debidas a la identidad de género. Según la organización, se denunciaron 13 muertes y 3 desapariciones de 2007 a 2011.

“Desde el principio de la epidemia, el estigma y la discriminación fueron identificados como los principales obstáculos para una respuesta al VIH efectiva”, afirmó César Núñez, director regional de ONUSIDA para Latinoamérica. “La discriminación relacionada con el VIH es en sí misma una violación de los derechos humanos que, a su vez, implica la violación de otros derechos, como el derecho a la salud, la educación, la dignidad y la igualdad ante la ley”, añadió.

About these ads